Esguince de tobillo

Esguince de tobillo

Qué es un esguince de tobillo ?

El esguince de tobillo es sin duda una de las lesiones más frecuente en la práctica deportiva, y es, uno de los motivos de consulta más comunes en la consulta de Kinesiología o de Osteopatía. Cuando en una articulación se exceden los límites de movilidad articular fisiológicos, lesionándose las estructuras encargadas de limitar dicho movimiento, como ligamentos, tendones y cápsula articular, nos encontramos ante un esguince.
Las articulaciones que con mayor frecuencia llegan al esguince son: en primer lugar el tobillo, continuando con la rodilla, muñecas, dedos, hombro. El esguince es, sin lugar a dudas, una de las lesiones mas agradecida en el tratamiento manual Osteopático.

Mecanismo de lesión

Movimiento forzado en flexión plantar mas inversión (movimiento hacia adentro del pie), estando el tobillo en carga. Es importante resaltar que el 90% de los esguinces, se producen en el Ligamento Externo del tobillo. Un porcentaje muy bajo (10%), afecta al Ligamento Interno.

CLASIFICACIÓN ORTOPÉDICA

Grado O: Esguince benigno sin desgarros, con estiramiento de las fibras de colágeno en el Lig. lateral externo del tobillo. Edema (Cogestión líquida) difusa. No hay hematomas en cara externa de pie

Grado 1: Desgarro y ruptura del haz anterior del Lig. lateral externo. Inflamación en cara externa en forma de huevo de paloma que aparease inmediatamente después del trauma. Hay hematoma en cara externa.

Grado 2: Ruptura de los haces anterior y medio del ligamento lateral externo. Inflamación de aparición muy rápida y de mayor magnitud englobando al tobillo. Imposibilidad de carga y gran impotencia funcional

Grado 3: Desgarro de los tres haces del Lig. Lateral Externo. Total impotencia funcional.

Grado 4 o Luxación (perdida de contacto total de las superficies óseas que conforman la articulación) total del tobillo.

Podemos tratar con técnicas Osteopáticas los esguince grado O y grado 1 incluso el 2 (pudiendo necesitar inmovilización temporal). El grado 3 y 4 precisarán desde ya inmovilización o incluso cirugía de tobillo, según cada caso.

Diagnóstico del esguince de tobillo

Muchas veces es importante realizar un estudio radiológico para descarta posibles fracturas o fisuras óseas. Una vez descartadas las contraindicaciones al tratamiento Osteopático, procedemos a realizar un diagnóstico exhaustivo del complejo articular del pie. Entendiéndose por complejo articular a todas las articulaciones que conforman el pie. Teniendo siempre en mente el concepto de que el cuerpo es un todo, y que no se debe evaluar por segmento, sino globalmente, el diagnóstico y tratamiento del esguince de tobillo no se debe limitar a la zona lesionada. Dentro se los signos y síntomas que podemos encontrar en la evaluación de un esguince, podemos enumerar los siguientes:

  1. Dolor agudo al movilizar el pie en aducción (movimiento hacia adentro del pie), flexión plantar e inversión (girando hacia adentro el pie).
  2. Limitación de la movilidad hacia la flexión dorsal y eversión (girar hacia fuera el pie) y debilidad muscular. Descenso del escafoides y cuboides (medio pie) predisponiendo al pie plano.
  3. Dolor a la palpación del Ligamento lateral Externo. Edema más o menos importante dependiendo del grado de lesión.
  4. Evolución del dolor en tres Fases: Dolor agudo en el momento del esguince, impotencia funcional inmediata. Al rato, disminución del dolor con cojera. A las horas, impotencia funcional y aumento nocturno del dolor.

Siguiendo con una visión globalmente el cuerpo, podemos encontrar una sucesión de adaptaciones articulares (ascendentes) como ser: desviación interna de rodilla (dolor en cara externa de rodilla), descenso y deslizamiento anterior de la pelvis homolateral (pierna corta), inclinación de la columna lumbar hacia el lado opuesto al esguince (lumbalgias), etc. Todas estas adaptaciones articulares (ascendentes), son producto del mal apoyo podal y una tardía o incompleta atención de la lesión. No siempre somos víctimas de todas estas adaptaciones. La gravedad de la lesión y el estadio en el que se hace presente el paciente, hacen variar los tiempos de recuperación de una persona a otra.

Tratamiento del esguince de tobillo

Inmediato: Las primeras 24-48 horas siguientes al esguince: Descargar el pie (no apoyar) Aplicar frío inmediatamente y de ser posible con una ligera compresión y elevación del pie en caso de ser necesario. 

Manipulación articular: La práctica nos ha permitido observar que cuanto antes se normalice el tobillo, la recuperación es más rápida y satisfactoria y se evitan consecuencias en cadenas lesiónales que ascienden o mismas del pié como la fascitis plantar.

Rehabilitación de la musculatura y propioceptiva, recuperar el sentido de ubicación de la plata de pié así como la capacidad de regenerar una estrategia de tobillo ante los desequilibrios. Aquí la importancia entre otras temáticas que tocaré en otro artículo que te veas con un osteópata de profesión base kinesiólogo.

Conclusión

El tratamiento manual Osteopático de los esguince de tobillo, permiten devolver la movilidad a las articulaciones afectas del pié y tobillo o bien de la cadena completa que se haya instaurado en tu cuerpo a modo de compensación, lo cual proporciona un alivio inmediato del dolor y acelera de manera notable la recuperación funcional del tobillo de tal forma que el paciente puede realizar una carga precoz y ejercicios que previene el síndrome inmovilización. Un esguince Grado O tratado según estas pautas, permite hacer vida normal desde el día siguiente sin necesidad de utilizar muletas o bastones y volver a la actividad deportiva en una o dos semanas. El número de tratamiento es de una o a lo sumo dos sesiones. El esguince Grado 1, necesita un poco más de tiempo el número de tratamiento necesario oscila entre dos o tres sesiones.

En el caso de “esguince crónico de tobillo” se evaluarán las compensaciones posibles del cuerpo y la repercusión en otras zonas que no son vinculadas normalmente a un esguince de tobillo por la persona afectada.

Un kinesiólogo osteópata sin dudas es la mejor opción para este tipo de lesiones que requieren amplio conocimiento de las posibles adaptaciones de la cadena lesional así como capacidad de adaptar un tratamiento de reintegro deportivo o laboral a cada persona de forma individual y no en serie… No todos los esguinces de tobillo son iguales ni sus compensaciones, para eso estamos muy preparados…

Nos leemos…

Qué es un esguince de tobillo ?

El esguince de tobillo es sin duda una de las lesiones más frecuente en la práctica deportiva, y es, uno de los motivos de consulta más comunes en la consulta de Kinesiología o de Osteopatía. Cuando en una articulación se exceden los límites de movilidad articular fisiológicos, lesionándose las estructuras encargadas de limitar dicho movimiento, como ligamentos, tendones y cápsula articular, nos encontramos ante un esguince.
Las articulaciones que con mayor frecuencia llegan al esguince son: en primer lugar el tobillo, continuando con la rodilla, muñecas, dedos, hombro. El esguince es, sin lugar a dudas, una de las lesiones mas agradecida en el tratamiento manual Osteopático.

Mecanismo de lesión

Movimiento forzado en flexión plantar mas inversión (movimiento hacia adentro del pie), estando el tobillo en carga. Es importante resaltar que el 90% de los esguinces, se producen en el Ligamento Externo del tobillo. Un porcentaje muy bajo (10%), afecta al Ligamento Interno.

CLASIFICACIÓN ORTOPÉDICA

Grado O: Esguince benigno sin desgarros, con estiramiento de las fibras de colágeno en el Lig. lateral externo del tobillo. Edema (Cogestión líquida) difusa. No hay hematomas en cara externa de pie

Grado 1: Desgarro y ruptura del haz anterior del Lig. lateral externo. Inflamación en cara externa en forma de huevo de paloma que aparease inmediatamente después del trauma. Hay hematoma en cara externa.

Grado 2: Ruptura de los haces anterior y medio del ligamento lateral externo. Inflamación de aparición muy rápida y de mayor magnitud englobando al tobillo. Imposibilidad de carga y gran impotencia funcional

Grado 3: Desgarro de los tres haces del Lig. Lateral Externo. Total impotencia funcional.

Grado 4 o Luxación (perdida de contacto total de las superficies óseas que conforman la articulación) total del tobillo.

Podemos tratar con técnicas Osteopáticas los esguince grado O y grado 1 incluso el 2 (pudiendo necesitar inmovilización temporal). El grado 3 y 4 precisarán desde ya inmovilización o incluso cirugía de tobillo, según cada caso.

Diagnóstico del esguince de tobillo

Muchas veces es importante realizar un estudio radiológico para descarta posibles fracturas o fisuras óseas. Una vez descartadas las contraindicaciones al tratamiento Osteopático, procedemos a realizar un diagnóstico exhaustivo del complejo articular del pie. Entendiéndose por complejo articular a todas las articulaciones que conforman el pie. Teniendo siempre en mente el concepto de que el cuerpo es un todo, y que no se debe evaluar por segmento, sino globalmente, el diagnóstico y tratamiento del esguince de tobillo no se debe limitar a la zona lesionada. Dentro se los signos y síntomas que podemos encontrar en la evaluación de un esguince, podemos enumerar los siguientes:

  1. Dolor agudo al movilizar el pie en aducción (movimiento hacia adentro del pie), flexión plantar e inversión (girando hacia adentro el pie).
  2. Limitación de la movilidad hacia la flexión dorsal y eversión (girar hacia fuera el pie) y debilidad muscular. Descenso del escafoides y cuboides (medio pie) predisponiendo al pie plano.
  3. Dolor a la palpación del Ligamento lateral Externo. Edema más o menos importante dependiendo del grado de lesión.
  4. Evolución del dolor en tres Fases: Dolor agudo en el momento del esguince, impotencia funcional inmediata. Al rato, disminución del dolor con cojera. A las horas, impotencia funcional y aumento nocturno del dolor.

Siguiendo con una visión globalmente el cuerpo, podemos encontrar una sucesión de adaptaciones articulares (ascendentes) como ser: desviación interna de rodilla (dolor en cara externa de rodilla), descenso y deslizamiento anterior de la pelvis homolateral (pierna corta), inclinación de la columna lumbar hacia el lado opuesto al esguince (lumbalgias), etc. Todas estas adaptaciones articulares (ascendentes), son producto del mal apoyo podal y una tardía o incompleta atención de la lesión. No siempre somos víctimas de todas estas adaptaciones. La gravedad de la lesión y el estadio en el que se hace presente el paciente, hacen variar los tiempos de recuperación de una persona a otra.

Tratamiento del esguince de tobillo

Inmediato: Las primeras 24-48 horas siguientes al esguince: Descargar el pie (no apoyar) Aplicar frío inmediatamente y de ser posible con una ligera compresión y elevación del pie en caso de ser necesario. 

Manipulación articular: La práctica nos ha permitido observar que cuanto antes se normalice el tobillo, la recuperación es más rápida y satisfactoria y se evitan consecuencias en cadenas lesiónales que ascienden o mismas del pié como la fascitis plantar.

Rehabilitación de la musculatura y propioceptiva, recuperar el sentido de ubicación de la plata de pié así como la capacidad de regenerar una estrategia de tobillo ante los desequilibrios. Aquí la importancia entre otras temáticas que tocaré en otro artículo que te veas con un osteópata de profesión base kinesiólogo.

Conclusión

El tratamiento manual Osteopático de los esguince de tobillo, permiten devolver la movilidad a las articulaciones afectas del pié y tobillo o bien de la cadena completa que se haya instaurado en tu cuerpo a modo de compensación, lo cual proporciona un alivio inmediato del dolor y acelera de manera notable la recuperación funcional del tobillo de tal forma que el paciente puede realizar una carga precoz y ejercicios que previene el síndrome inmovilización. Un esguince Grado O tratado según estas pautas, permite hacer vida normal desde el día siguiente sin necesidad de utilizar muletas o bastones y volver a la actividad deportiva en una o dos semanas. El número de tratamiento es de una o a lo sumo dos sesiones. El esguince Grado 1, necesita un poco más de tiempo el número de tratamiento necesario oscila entre dos o tres sesiones.

En el caso de “esguince crónico de tobillo” se evaluarán las compensaciones posibles del cuerpo y la repercusión en otras zonas que no son vinculadas normalmente a un esguince de tobillo por la persona afectada.

Un kinesiólogo osteópata sin dudas es la mejor opción para este tipo de lesiones que requieren amplio conocimiento de las posibles adaptaciones de la cadena lesional así como capacidad de adaptar un tratamiento de reintegro deportivo o laboral a cada persona de forma individual y no en serie… No todos los esguinces de tobillo son iguales ni sus compensaciones, para eso estamos muy preparados…

Nos leemos…

comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Atención solo con horas agendadas, si aún no lo haces, hazlo aquí

Habla con nosotros
1
Hola, ¿Cómo podemos ayudarte?
Hola, Cómo podemos ayudarte?