Lumbago
   Ciática
   Discopatía
   Hernia discal
   Dorsalgia / Cervicalgia
   Cervicobraquialgia
   Sacroileítis
   Coccigodinia
   Torticolis
   Artritis
   Artrosis
   Tendinitis / Bursitis
   Sind. Túnel carpiano
   Fascitis plantar
   Hombro doloroso
   Esguinces
   Cefaleas / Migrañas
   Disfunción Patelofemoral
   Traumatismos
   Dolor y Fatiga Crónica
   Fibromialgia
   Medicina Deportiva
   Lesiones Recurrentes
   Bruxismo
   Hernia de Hiato
   Escoliosis
   Alteraciones Posturales
   Enfermedades Reumáticas
camilla osteopatía
Lumbago - Un sintoma enmascarado

El término “lumbago” hace referencia a “dolor lumbar”, esto no es más que un diagnóstico sintomático, que indica una sensación dolorosa sobre esta zona de su columna vertebral. Muchas veces, la poca especificidad de este diagnóstico hace que los tratamientos protocolares sean fallidos, ya que el dolor suele ser la consecuencia de una alteración, una respuesta de nuestro cuerpo a un daño sobre alguna de las múltiples estructuras de nuestra compleja columna vertebral.

CAUSAS

Para aclarar esto es necesario primero, comentar las causas de las posibles de dolor lumbar, que van desde alteraciones locales mecánicas como por ejemplo discopatías o hernias hasta trastornos viscerales tales como infecciones urinarias o alteraciones renales, colon irritable etc. No hay que dejar de lado la posibilidad de que un tejido blando, como un músculo, sufra contracturas generando tensión ligamentosa y esto se exprese como un dolor lumbar, ejemplo de esto es el ligamento iliolumbar en tensión por una disfunción iliaca o sacra. Lo importante de todo esto es que comprendamos que detrás de cada episodio doloroso que parece netamente local y puntal (discopatías, hernias etc.) existen causas, como las disfunciones vertebrales ( vertebras en fijación que mantienen a estructuras como los discos intervertebrales o ligamentos, a trabajar en permanente desequilibrio) y factores causales de estas disfunciones vertebrales tales como alteraciones posturales o disfunciones de otras zonas del cuerpo (por ej. del pie o craneocervical) que condicionan a la columna vertebral a trabajar en hipermovilidad o hipomovilidad.

TRATAMIENTO

Muchas veces estos "lumbagos" ocasionales alivian solos o mediante algún tratamiento farmacológico (analgésicos o antiinflamatorios) sin la necesidad aparente de tratar su causa, fundamentalmente si pensamos que sólo aparecen 2 o 3 veces al año... pero el cuerpo nos pasa la cuenta y nos empezamos a dar cuenta que estos dolores suelen ser más intensos año a año. Esto es realmente complejo si se da por hecho que la existencia de dolor generalmente se relaciona directamente con la existencia de lesión, pero al aliviarse ese dolor no necesariamente existe una eliminación de la causa. El cuerpo tiene la capacidad de adaptación sin que eso signifique necesariamente la eliminación de la disfunción. Es decir, estamos expuestos a que cualquier factor de desequilibrio (emocional, postural o físico) nos genere la perdida de la capacidad de adaptación y reaparición del dolor. Interpretar la causa como "me agache mal y me dolió" "me siento mal en la silla" "trabajo todo el día sentada/o" "tengo muchos problemas" sería un poco facilista, estos factores sin duda influyen, sin embargo no existe relación alguna científica entre dolor y estos factores causales.

Siguiente 1 | 2
Regresar a pagina principal | Regresar a Articulos
   
Home|Nosotros|Especialidades|Testimonios|Como llegar|Contacto|Articulos|Cursos|Osteopatía en el mundo