Lumbago
   Ciática
   Discopatía
   Hernia discal
   Dorsalgia / Cervicalgia
   Cervicobraquialgia
   Sacroileítis
   Coccigodinia
   Torticolis
   Artritis
   Artrosis
   Tendinitis / Bursitis
   Sind. Túnel carpiano
   Fascitis plantar
   Hombro doloroso
   Esguinces
   Cefaleas / Migrañas
   Disfunción Patelofemoral
   Traumatismos
   Dolor y Fatiga Crónica
   Fibromialgia
   Medicina Deportiva
   Lesiones Recurrentes
   Bruxismo
   Hernia de Hiato
   Escoliosis
   Alteraciones Posturales
   Enfermedades Reumáticas
camilla osteopatía
Fibromialgia - Una enfermedad con solución

¿COMO SE DIAGNOSTICA LA FIBROMIALGIA?
El diagnóstico de fibromialgia se hace en base a las molestias que se han señalado y a los datos que el médico encuentra al explorar.
En la exploración física de la persona que padece fibromialgia, el médico identifica dolor a la presión de unos puntos determinados del cuerpo.
Cuando los puntos dolorosos son más de 11 de los 18 señalados en la figura 2 en una persona con dolor generalizado, se puede hacer el diagnóstico de fibromialgia.
Se está investigando de forma exhaustiva en todo el mundo para encontrar pruebas objetivas que ayuden al diagnóstico de la fibromialgia, sin embargo, por el momento, no hay ninguna de aplicación clínica.
Los análisis y las radiografías en esta enfermedad sirven fundamentalmente para descartar otras enfermedades que se puedan asociar a la fibromialgia. Respecto a los  podernos métodos diagnósticos como la resonancia magnética o la TC, hay que precisar que cuando el médico conoce la enfermedad y los elementos necesarios para su diagnóstico, no son necesarios, salvo para el estudio de problemas concretos independientes de la fibromialgia. Excepto para fines de investigación, tampoco son útiles estudios especiales del sueño.
Es muy importante establecer un diagnóstico firme porque ahorra una peregrinación en busca de diagnósticos o tratamientos, mejora la ansiedad que produce encontrarse mal sin saber por qué y permite fijar objetivos realistas. En cuanto a la naturaleza de la enfermedad hay que aclarar que la fibromialgia no tiene nada que ver con el cáncer, no destruye las articulaciones, y no ocasiona lesiones irreversibles ni deformidades.


¿CUAL ES EL TRATAMIENTO?

El objetivo del tratamiento es mejorar el dolor y tratar los síntomas acompañantes, para conseguir una gran mejoría en la calidad de vida de la persona con fibromialgia.
Los pasos a seguir para el correcto tratamiento de la fibromialgia son: la explicación de la naturaleza de la enfermedad, la educación para evitar los factores agravantes, el tratamiento de las alteraciones psicológicas asociadas si las hay, el cambio de comportamiento, el ejercicio físico, el tratamiento con medidas locales como masajes, liberación miofascial (osteopatía) y el uso de analgésicos y medicamentos que aumenten la tolerancia al dolor.
Es necesario evitar los factores que agravan los síntomas. En general si hay alteraciones al caminar (una pierna más corta que otra, calzado inadecuado, etc.) habrá que corregirlos. Si se adoptan posturas forzadas y poco naturales, se fuerzan las inserciones de los músculos que se hacen dolorosas. Por este motivo habrá que cuidar los asientos en el trabajo o en la casa. Hay que evitar levantar o sostener pesos para los que la musculatura de la persona en cuestión no está preparada. La obesidad es un factor de sobrecarga músculo-tendinosa. Por este motivo se recomienda pérdida de peso en las personas obesas con fibromialgia.
La ansiedad y la depresión no son la causa de la fibromialgia, pero cuando se asocian a la misma, hacen que su tratamiento sea más difícil; por este motivo es fundamental buscar la presencia de estos problemas y en el caso de que existan, hay que procurar su control con la colaboración del psiquiatra.
Siguiente 1 | 2 | 3 | 4 | 5
Regresar a pagina principal | Regresar a Articulos
   
Home|Nosotros|Especialidades|Testimonios|Como llegar|Contacto|Articulos|Cursos|Osteopatía en el mundo